NWO: el poder secreto de los Rockefeller

foto1

Los emisarios de la muerte se ven evocados cuando escribo esto, el lamento recorre el mundo como una fantasmal y sombría quimera, los desposeídos, los humillados, los desamparados tiemblan, voy a hablar de su verdugo: el tema de hoy trata de la familia Rockefeller.

Mucho se ha hablado y escrito de ellos, sobre su poder y su peso dentro del esquema del NWO (New World Order). Dueños de la famosa Standard Oil en los tiempos de antaño, hoy mantienen el control de Chevron y la Exxon Mobil, el JP Morgan Chase, y demás empresas. Incluidos la Reserva Federal de los Estados Unidos (banco central de aquél país) y el Banco de Pagos Internacionales (banco central de los bancos centrales nacionales). Su participación accionaria llega también a medios masivos de comunicación.  El poder de esta familia solo puede ser comparado con el de muy pocos clanes familiares a nivel mundial, y entre todos forman lo que en Resistencia Internacionalista llamamos la elite: una verdadera clase hegemónica.

Para poner en perspectiva la relevancia del apellido Rockefeller, hemos de tener en cuenta que David Rockefeller (la cabeza) es (además del mayor coleccionista de insectos del mundo) presidente honorario del Council of Forenggein Relations (la organización más poderosa del planeta), del Club Bilderberg (del cual impulsó su creación junto con el rey nazi Bernardo de Holanda), de la Trilateral Comission (la cual él mismo fundó), que fue en un tiempo director de la Reserva Federal de los Estados Unidos(de la que es, en parte, dueño y soberano), que pertenece a los Caballeros de Malta (poderosa orden al servicio del  Vaticano, más poderosa que la CIA o el MI6 británico), a los illuminati de Baviera (que más decir), miembro vitalicio del consejo de administración de la Universidad de Chicago (Escuela de Chicago, Friedman, etc) y de Bohemian Grove (los egresados de “Skull and Bones” en Yale y otros genocidas).

Con este pantallazo quienes conocen del tema ya tendrán una idea del inmenso poder de ese clan, quienes no están familiarizados con el tópico se sorprenderán al leer que entre reuniones secretas, yates y caviar, estos oscuros personajes y algunos de la misma calaña son los formadores del precio del petróleo, de la política monetaria de muchos países, de la emisión del dólar, de la política económica, ambiental y cultural de casi todos los países del mundo.  Forman parte de una verdadera mafia que tiene al planeta entero bajo su bota.  La destrucción, guerras, pandemias, información, música, cultura popular, políticas, elecciones, modas, ciencia, todo es controlado por esta mafia, en la que los Rockefeller son una de las familias principales. Su fortuna asciende a trillones de dólares.  Los Rockefeller son adalides del infierno, de la guadaña, del crimen organizado, del saqueo criminal, de los más tenebrosos demonios, aquellos que se presentan en los conciliábulos y en las mazmorras pútridas que se ocultan bajo la tierra en cada ciudad y que son frecuentadas por oscuros monjes… guardianes de un mundo subterráneo que permanece oculto, lleno de subterfugios en donde abundan las más inmorales prácticas y en el que se toman las más inescrupulosas decisiones: aquellas que movilizan miles de efectivos, bombardean una ciudad, desatan una pandemia o hambrean un continente entero. Ese es el poder de los Rockefeller.

¿Cómo hemos llegado a un mundo de estas características? La respuesta está en la noche de los tiempos. Pero es lógico con este sistema.

La nobleza negra de Venecia creó el capitalismo en el siglo XIII, en el año 1204 luego de financiar la cuarta cruzada que al grito de “dios lo quiere” tomaron Constantinopla y saquearon el Imperio Bizantino, lo que le permitió a la nobleza veneciana crear su propio imperio comercial y expandir una red de bancos por Europa. Más tarde este conciliábulo de criminales y genocidas financiaría a uno de sus protegidos: Rothschild. Y el resto de la historia es de sobra conocida, Rothschild financiaría la industrialización norteamericana, incluyendo al monopolio petrolero de los Rockefeller.

Debemos tener en cuenta que en el capitalismo pre-monopolista, la estructura económica se consolida al llegar la clase burguesa al poder, status que le dan las relaciones de producción del sistema. Ya que el tener los  medios de producción le da el poder real dentro de la sociedad convirtiendo a los parásitos en la clase opresora. La propiedad privada, como tipo de relación social, es lo que le permite a esta clase (y las relaciones de producción que esta fabrica) tener ese poder, entonces la estructura crea sus súper-estructuras para sostenerse (Estado, ideologías, cultura, instituciones, leyes, sentido común, concepciones filosóficas), creando así un sistema político: la dictadura burguesa. En este sentido, el poder político es el poder organizado de una clase para oprimir a otra (como diría Lenin), y como diría Lenin el Estado es una maquinaria de opresión de una clase por otra, pues este está configurado para servir a la propiedad privada, por tanto a los más ricos.  En el capitalismo pre-monopolista es la burguesía en cada país la que controla el Estado (en EE.UU. los Rockefeller eran muy importantes).

Pero en la segunda fase del capitalismo, la monopolista (o imperialismo), se crea un mercado internacional más pronunciado. Ya que, como para escapar a la baja tendencial de ganancia, el burgués se ve obligado a copar el mercado (y pues la monopolización es un efecto natural del sistema), debe vender cada vez más para escapar de esa ley inflexible. Entonces tarde o temprano llegaría a la crisis por sobreproducción, entonces debe buscar mercados en otros países, así se crea el imperialismo de los monopolios, que van buscando mercados, consumidores. Entonces se crea una cadena, hay países centrales y países periféricos, países imperialistas y colonias, y entre esos países hay un escalafón de poder, jerarquías, por ejemplo el más fuerte fue Inglaterra cuando mediante el esquema de controlar la energía (yacimientos de carbón) y la divisa internacional de cambio (libra esterlina) dominó el mundo, ahora es Estados Unidos (dólar y petróleo). Así, al haber un mercado mundial, creó necesariamente una súper-estructura equivalente a los Estados en los mercados nacionales, pero fue una súper-estructura internacional: el derecho internacional: la ONU y demás. Ahora cada Estado ya no era controlado por la burguesía local correspondiente, sino que el mundo era controlado por los grandes monopolios y sus dueños. Entre estos los Rockefeller eran muy importantes (de los más importantes).

bilderberg

Hoy, a decir verdad, estamos en una tercera fase del capitalismo: la GLOBALIZACIÓN. Este nuevo sistema del capitalismo, esta nueva era, crea condiciones de vida diferentes, pues partimos de la base de que los modos de producción y sus relaciones condicionan toda la vida en general. Así crean nuevas súper-estructuras, modifican las que ya existían, en este sentido vemos en la sociedad actual que la empresa ha reemplazado a la fábrica, la marca al producto y el consumidor al ciudadano. Que ha surgido una nueva ideología económica que domina el escenario mundial: el neo-liberalismo. Que esta ideología aboga por la globalización del flujo de capitales (lo que promueve la extranjerización de los medios de producción de los países en vías de desarrollo, a merced de la posición dominante de las multinacionales), por la concentración que se da en el libre juego del comercio,  por la desregulación financiera y por la privatización de todo. Este último punto en particular es la cuestión (o una delas cuestiones) más fundamental de la globalización, o al menos la que más afecta a las súper-estructuras.

La privatización neo-liberal supone el achicamiento del Estado hasta casi su desaparición. Esto impacta en todo, se crea un nuevo mundo. Antes eran las instituciones las que creaban sentido común (además de las religiones y cultura popular, y medios de comunicación), ahora sin Estado, son las empresas de comunicación (los mass media), estos crean el sentido común, y promocionan su ideología, su concepción filosófica en forma de cultura, el sentido común como folklore de la filosofía (en términos gramscianos)  está al servicio de la ideología dominante. Así se crea una colonización de la mente de las personas, primero se les priva del mismo ejercicio de pensamiento libre, y luego, en cabezas vacías, se derrama toda su manipulación. Es la matrix que los Rockefeller y los illuminati han contribuido a desarrollar.

Estas son las características de la GLOBALIZACIÓN, nacida luego de la disolución de la URSS, que crean un solo mercado mundial al desgravar casi por completo la circulación de mercancías y al globalizar los flujos de capitales, de esta manera destruye los conceptos de Estado-Nación, y como el capitalismo daba el poder en cada país a la burguesía, y el imperialismo daba el poder en todo el mundo a los monopolios, la globalización, le entrega el mundo entero a los súper monopolios concentrados bajo la supremacía del capital financiero, en un sistema mucho más capitalista y mucho más monopolista que sus dos fases anteriores, entonces, unas pocas familias son las dueñas del mundo, entre ellas, los Rockefeller.

Y así como el capitalismo pre-monopolista creó al Estado burgués como súper-estructura, y el capitalismo monopolista al derecho internacional como tal, el capitalismo de la era de la globalización crea un Nuevo Orden Mundial como súper-estructura política y maquinaria de opresión de la humanidad por unas pocas familias. Una súper-estructura que estará administrada por tecnócratas. Esto es el Nuevo Orden Mundial, el sistema que servirá a la Globalización (o como la llama Estulin, Empresa mundial S.A).

Superar esta condición tan terrible es nuestro deber, debemos luchar por la especia humana, por las ideas justas de igualdad económica y libertad política, por la emancipación del hombre, por el descubrimiento de la verdad. El sistema ha dotado a pocos individuos de un poder inmenso, y esto en nuestro detrimento. Los parias, los pobres, los explotados, los olvidados, los trabajadores… cuando nos levantemos haremos temblar al opresor, como nunca imaginó, pero como siempre temió, como decía Mao “Todo imperialista es un tigre de papel”, porque el poder está en el pueblo, David Rockefeller también es un tigre de papel, y puede ser derrocado junto a sus correligionarios. El Nuevo Orden Mundial está condenado a fracasar, si nos unimos y nos levantamos en Revolución, pero si miramos para otro lado y no aportamos nuestro grano de arena cada uno, la humanidad está condenada a la destrucción.

La Historia avanzará por su flujo natural al triunfo inexorable de los oprimidos, pero no si antes nos destruyen, como está haciendo la elite en estos momentos ¿Nos quedaremos quietos?

Bibliografía: 

Marx y Engels, “Manifiesto del Partido Comunista”, Ediciones Elaleph, 2000

Lenin V I, Imperialismo fase superior del capitalismo, Editorial Ágora, Buenos Aires, 2000

Graziano Walter, Nadie vio Matrix, Planeta, 2007

Estulin Daniel, Los secretos del Club Bilderberg, Editorial Booket

Antonio Gramsci, “Notas sobre Maquiavelo, sobre la política y sobre el Estado moderno”, Editorial Nueva Visión, Buenos Aires, 1984

Anuncios

4 pensamientos en “NWO: el poder secreto de los Rockefeller

  1. Pingback: NWO: el poder secreto de los Rockefeller | Resistencia Internacionalista | La verdad conspiranoica

Comenta o expresa una opinion

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s